Está aquí: Inicio / BLOG
Lunes, 06 Noviembre 2017
Publicado en PROYECTOS
Escrito por

"Ya han pasado más de 50 días desde que regresé de la mejor experiencia de mi vida. Me resulta muy complicado explicar a mis amigos, compañeros de trabajo, familia, como ha ido la experiencia cuando me preguntan “¿Qué tal por África? Tardaría mucho tiempo en dar respuesta a esta pregunta.

Para poder explicar mi experiencia debo remontarme al 30 de mayo de 2012 cuando fui a recoger a mi pareja al aeropuerto de Madrid. Maitane volvía del viaje de Afrikable después de haber estado en una isla llamada Lamu durante un mes. Tras cruzar las puertas automáticas, siempre recordaré sus primeras palabras al verme: “Tengo que volver”.

Durante los siguientes cinco años, cada vez que tocaba organizar nuestras vacaciones, siempre me decía Maitane: “Otro año más que no vuelvo a Afrikable, Visu el año que viene tenemos que ir juntos sí o sí eh?”.

Finalmente, y después de cinco años “aguantando”, decidí realizar el viaje con ella a aquella isla de Kenia de la cual había escuchado cientos de historias, de sabores, de olores...

La inolvidable experiencia inicia desde el instante que te montas en el barco que te llevará hasta la isla de Lamu. Ahí la tenía, después de tanto tiempo, me separaba de ella simplemente 5 minutos de trayecto.

David y Maitane camino a Lamu

Al pisar Lamu, te das cuenta del encanto tan especial que desprende. Para ir hasta Afrikable tus maletas son portadas gracias a la inolvidable burra Pantoja.

La primera caminata desde el puerto hasta la samba rápidamente te das cuenta que la isla de Lamu te va dejar huella. Recuerdo haber saludado en los apenas 25 minutos de camino a más de 100 personas. Todo el mundo con la sonrisa en la cara. Al llegar a la samba nos “atacaron” una manada de niños con su único afán de abrazarte, darte besos, tocarte…consecuencia: primer momento con la piel de gallina.

Desde el primer momento que crucé la puerta de Afrikable sentí que Maitane me había engañado en sus historias de la ong pequeñita y familiar. Lo que tenía delante de mi y pude disfrutar es un gran proyecto que va creciendo paso a paso, grano a grano. A eso es lo que fuimos nosotros a aportar nuestro granito de arena.

En mi caso me tocó estar dentro del departamento de la escuela ayudando a Madame Joice. En mi vida profesional me dedico a la enseñanza de adultos y no había tratado con tantos “monstruitos” a la vez. Tras 10 minutos ya los tenía dominados con un par de “Sasa hapana, sasa school, na after we kucheza”. Esa mezcla de idiomas que a todos los voluntarios nos sale ya desde el primer día y que, al cabo de 3 días, no sabes ni en que estás hablando cuando el resto de compañeros te miran con cara rara.

David en la escuelita

El proyecto crece cada día, cada hora, gracias al esfuerzo diario de las mujeres allá presentes. Ejemplo de superación, valor, coraje. Cada una de ellas tiene una historia que solo escucharla estremece.

Como todo el mundo, dejamos nuestra cómoda vida para ir aportar. Creo que puse mi granito de arena pero debo admitir que me llevo una bolsa entera de arena. Una bolsa que me acompañará el resto de mi vida y que llevaré en el corazón para siempre.

Tras cinco años entiendo perfectamente las palabras de Maitane. Ahora soy yo el que quiere volver.

David en la escuelita

Asante Sana.

Nakupenda Lamu.

Nakupenda Afrikable.

 

Autor: David Martínez

Domingo, 29 Octubre 2017
Publicado en PROYECTOS
Escrito por

"Ya puedo decir que oficialmente pertenezco al grupo de afectados por el “Mal de África”. Lejos de tratarse de una enfermedad, consiste en un estado emocional que padecemos los que hemos visitado el continente y sentimos la necesidad de volver. Volver a sentir, a oler, a respirar, a contemplar sus gentes, sus colores, su música, su energía, su horizonte, su cielo y un sinfín de sensaciones que te atrapan en un sentimiento de vitalidad y fuerza que no quieres dejar de experimentar.

Testimonio_Maitane_BEFORE_and_AFTER

Y todo gracias a ti Afrikable. Un pequeño proyecto que conocí hace 5 años navegando por la red en busca de mí misma aunque, 5 años después ya no puedo hablar de ti como un pequeño proyecto. Te conocí como una humilde familia con muchos retos por delante y he tenido el privilegio de contar con la perspectiva de los años para ver en lo que te has convertido.

La modesta casa de entonces se llamaba “Alipenda” la primera en dar cobijo a un proyecto tan ambicioso. En ella se desarrollaban todas las actividades: el taller de las mujeres, la escuelita de los peques, la zona de bebes, la cocina, el espacio de los voluntarios y el despacho de las fundadoras y la coordinadora. La idea de un terreno (una Shamba) en el que poder desarrollar toda la esperanza y sueños de Afrikable era una osada visión de futuro. Y sin embargo aquí estáis, más firmes que nunca tras varios obstáculos, dificultades y frustraciones que nunca pudieron con los muchos momentos de alegría, superación y logros alcanzados.

Ha sido abrumador volver al mismo lugar y vivir en primera línea todo lo que habéis conseguido y crecido. Un terreno que acoge diversas construcciones; el taller de costura con nueva maquinaria, el taller de calzado, un almacén, un gran despacho para la dirección del proyecto, 2 escuelas infantiles, el área de bebes, un comedor que abastece a más de 100 niños, la Maternity Home (probablemente una de las mayores muestras de que todo es posible), una huerta que simboliza cómo hasta en los lugares más inhóspitos con mucho esfuerzo y cariño todo puede crecer y un acogedor espacio para los voluntarios. Ahora más que nunca he sentido lo que Afrikable significa; África es posible.

Maitane con Rukija

En esta segunda experiencia destacaría la lección de superación, fortaleza y empoderamiento recibida por parte de cada una de las mujeres que forman el proyecto. Sus historias conforman un severo equipaje con el que afrontan el día a día y no deja de sorprenderme la fortaleza y ganas de vivir con la que lo hacen. Una de las tareas que me tocó llevar a cabo fue la de bajar todas las mañanas a la tienda de Afrikable en el pueblo (Lamu), en ella se encontraba Mariam Ramadhan y comenzar el día pensando en la sonrisa de ella al verme aparecer por la puerta hacía que el calor y la caminata de media hora sobre arena para llegar a ella fueran “Hakuna Matata” (no hay problema).

Maitane con Mariam Ramadhan

Cierro un capítulo de mi vida con la certeza de que volveré a cruzarme en las vidas de las mujeres y niños de Afrikable, a fin de cuentas, no hay dos sin tres. Volveré para ver de primera mano cómo ha crecido cada semilla que habéis plantado, para ver cómo las mujeres han seguido conquistando su empoderamiento y los niños han crecido con las herramientas que ponéis a su alcance.

Asante Sana (muchas gracias) a las valientes y luchadoras mujeres, a los vitales y fuertes niños y niñas, a cada miembro que conformáis la gran familia Afrikable, por abrirnos las puertas de vuestro hogar, por abrirnos los ojos y mostrarnos lo esencial de la vida y en definitiva por abrirnos vuestros corazones. Una vez más, lo he intentado pero no he podido dar más de lo que me llevo.

Maitane en el poblado Orma

 

Autora: Maitane

Martes, 10 Octubre 2017
Publicado en PROMOCIÓN
Escrito por

Por fin llegó el día de poder presentaros el Nuevo catálogo Afrikable.

Detrás de cada producto, cada foto y cada diseño hay un gran trabajo en equipo que ha durado años y muchas historias que contar.

Desde cada una de las mujeres que con perseverancia, esfuerzo y siempre dispuestas a mejorar, crecer y superarse con una sonrisa en la cara, han cortado, cosido y puesto cada pespunte del primer al último producto.

Desde que aquel día, sentadas Lola y yo con un boli y un cuaderno en mano, el nuevo catálogo empezó a ser una realidad y no un nuevo sueño que cumplir, donde mostrar todo el trabajo que día a día realizamos en Afrikable, con ilusión, profesionalidad y siempre con el mismo objetivo, el empoderamiento de la mujer y el comercio justo como herramienta de cambio.

Desde cada una de las fotos realizadas de cada producto, con la mejor de las fotógrafas y modelo que con cada flash, viajaban a otro sitio en el cual se oyen las máquinas de coser, los canturreos de las mujeres trabajando y las risas de los niños de fondo.

Desde el gran e imprescindible trabajo de diseño gráfico, con una gran profesional al frente contagiando energía en cada mejora e ideas planteadas, donde poder mostrar el fruto de todo ese camino recorrido juntas, hasta conseguir mucho más que un Catálogo de Comercio Justo, un catálogo de historias, de empoderamiento, de superación y esfuerzo.

Regalos solidarios de Comercio Justo Afrikable

Un nuevo catálogo lleno de novedades, acorde con las nuevas tendencias, así como la renovación total de los artículos existentes con una extraordinaria mejora en calidad y diseños.

Todos los artículos que aparecen en este catálogo son elaborados artesanalmente, y bajo los estándares del Comercio Justo, por los grupos productores de Afrikable: Jimudo Women Group, Artesanía Masaai, Lamu Recycling Solution y Viatu Project.

¡No esperes para descubrirlo!

 

DESCARGA ahora tu catálogo o visita nuestra tienda online

 

Autora: Merche Cascajero

Sábado, 07 Octubre 2017
Publicado en PROYECTOS
Escrito por

¡¡¡Y nos tocó!!!

Pensábamos que nos había tocado unas vacaciones solidarias en las que íbamos a ayudar a personas necesitadas de Lamu mediante nuestra aportación “occidental y desarrollada” pero, solo pisar el suelo de la isla nos hizo entender que la ayuda sería mutua.

Comienzo desde el principio...

Tras confirmar que no quedaban plazas disponibles para el mes de septiembre, rápidamente empezamos a hacernos la idea de que este año no podría ser pese a tener las vacaciones y dinero ahorrado disponible para el evento que desde hace dos años queríamos vivir, ¡ser vacacioneros de Afrikable! Una pena... otros compañeros se habían adelantado y el orden de llegada siempre hay que respetarlo. Afrikable decide lanzar un sorteo basado en la compra de papeletas para ayudar en la financiación de la “Maternity Home”, un proyecto ambicioso que ofrecerá a la mujer la capacidad de monitorear, controlar y dar a luz en condiciones idóneas y poco comunes en la zona. Decido ayudar mediante la compra y difusión de las papeletas en mi entorno. El 30 de marzo se realiza el sorteo, siendo mi turno de trabajo de 14 a 22h, por lo que lo primero que haría al salir sería revisar las papeletas del sorteo. No me dio tiempo... Lola ya me había escrito para felicitarme... ¡por mi cumpleaños! Sí, el 30 de Marzo es mi cumple! Le doy las gracias y me llama...

Lola: Alejandro, ¡Felicidades por tu cumpleaños!

Yo: ¡Gracias Lola! Me pillas saliendo del trabajo... no he salido ni por la puerta aún.

Lola: Te llamaba para felicitarte por tu cumpleaños... y ¡¡¡por el sorteo!!! ¡¡¡Te ha tocado!!!

Yo:

Sí, me quedé sin palabras... un nerviosismo incontrolable recorrió mi cuerpo en cuestión de milésimas de segundos sin poder hacer nada, excepto disfrutarlo. Era un día único que nunca olvidaré. Rápidamente llamo a mi hermano y empezamos a pensar en la maravillosa experiencia que íbamos a vivir. ¡Nos había tocado unas vacaciones solidarias!

Meses más tarde llegamos a Lamu, desde donde os escribo. Desde el aire sientes que la isla tiene algo... y cuando aterrizas confirmas que nada es parecido a lo vivido anteriormente. Viaje desde el aeropuerto a la isla, en lancha, de madera, y con personas que no paran de sonreír. Al otro lado las coordinadoras esperándonos con una alegría y entusiasmo que te hace confirmar que esto tiene pinta de ser inolvidable. El pueblo reboza vida y alegría, insisten en que te sientas acogido y, las palabras “Jambo, karibu” (Hola, bienvenidos”), serán una constante durante toda la estancia, acompañadas siempre de una sonrisa deslumbrante creada por el contraste con el color de su piel.

Llegamos a las instalaciones donde Afrikable desarrolla su proyecto. Alegría y armonía se respira en el ambiente. Gran equipo de costura formado por mujeres llenas de vida y miradas de satisfacción cuando personas visitan su área de trabajo. Taller de calzado donde se confeccionan las sandalias que se venderán en comercio justo en diferentes lugares y cuya dedicación y esmero hacen que su calidad sea apreciada por el público occidental. Guardería de bebés, pieza fundamental en el proyecto. Escuela infantil, pilar de la sociedad y donde Afrikable trata de realizar un trabajo profundo y cuidado. La correcta alimentación, el cuidado por la higiene personal, la salud, aprender a leer y a escribir, aprender inglés, creer en un mundo mejor, luchar por mejorar y no conformarse con lo ya establecido y, sobre todo, que se sientan queridos y muy valorados. Y la nueva joya de la corona, la Maternity Home, ya es una realidad! Las obras están muy avanzadas, el edificio ya se ve, ya tiene forma y, hace dos días, terminaron de colocarle el techo. Mis papeletas y las de todos los colaboradores están plasmadas en cada piedra. Todavía queda trabajo por hacer y financiación que conseguir, pero ¡todo va viento en popa!.

Pronto se nos asignan las tareas o áreas en las que colaboraremos todos los que hemos venido en el mismo periodo. Tras varios días, todos tenemos la misma sensación... no nos sentimos tan útiles... ”sólo estoy yendo al mercado a comprar”, “sólo estoy cogiendo bebés en brazos toda la mañana”, “sólo estoy recortando y pegando suelas de sandalias”... todos teníamos la sensación de que veníamos a “cambiar el mundo!!”, nos sentíamos con energías como para “mejorar toda Lamu en 3 semanas!!”. Tras sentarme a reflexionar unos minutos, me voy dando cuenta que sólo las ganas de ser útiles y de ser ambicioso no nos estaba permitiendo darnos cuenta que gracias a nosotros todo lo demás se estaba moviendo, que las madres podían trabajar porque nosotros cuidábamos de sus bebés, que los niños estaban aprendiendo inglés por los juegos que los vacacioneros profesores les estaban preparando, que los niños comían gracias a que la persona del mercado iba diariamente a por toda la compra, que las personas podían trabajar en instalaciones en óptimas condiciones por que los de mantenimiento hacían bien su trabajo. ¡Y empecé a sonreír! Me sentía muy útil y... ”¡¡estaba cambiando el mundo!!”, ¡justo lo que vine a hacer! ¡Era maravilloso!.

Alejando en el mercado y con los bebés

Los días han pasado rápido. Dedicamos la mañana a colaborar y la tarde a explorar la isla y sus alrededores, disfrutando de playas con encanto, zumos naturales inolvidables, paseos en barca y con alguna cervecilla en un bar flotante que acapara la atención de todo visitante. Los fines de semana los utilizamos para excursiones de mayor envergadura, como safaris o estancias en islas vírgenes que requieren un día completo.

Alejando de safari en el Parque Nacional de Tsavo

Me ha encantado África y siento que con Afrikable la he entendido mejor. He podido adentrarme con cierta profundidad en la realidad de la sociedad de Lamu. Ahora ya entiendo aquellas veces que me han dicho que África no deja indiferente a nadie. A día de hoy, no soy capaz de dar un veredicto o una opinión más o menos profunda de África, y no tengo expectativas de que pueda darla hasta dentro de unos meses, cuando ya haya podido interiorizar y asimilar todo un poco mejor. Afrikable y el sorteo me han permitido vivir una experiencia única, conocer un mundo diferente, valorar aspectos que ya tenía olvidados y, sobre todo, aportar mi granito de arena para un Lamu mejor. Me llevo amigos, recuerdos, vivencias, fotos, tanto capturadas con la cámara como aquellas que nunca se borrarán de mi mente, naturaleza y mucha África conmigo.

Se despiden unos vacacioneros que llevarán siempre en el corazón a Afrikable, el emprendimiento de sus mujeres y las esperanzas puestas en las nuevas generaciones africanas.

Alejandro y Pablo Martín

Despedida de Alejando y Pablo Martín

 

Autor: Alejandro Martín

Página 1 de 20

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

SOBRE AFRIKABLE

Afrikable es una organización sin animo de lucro española, inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones con número 1/1/594088 y en el Registro de Organizaciones no Gubernamentales de Desarrollo de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) con número 2033.

 

En Kenia nuestra asociación se llama Afrika Able Organization y está inscrita en el NGO Coordination Board de Kenia, con número 10976.

DÓNDE ESTAMOS

  • Lamu, Kenia.
    Madrid, España
  • +34 605 722 162